Galería

El 11 de septiembre y los medios (2001)

 

El 11 de septiembre y los medios
Conversación con Sergio Sarmiento para TV Azteca

 

25 se septiembre de 2001. VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DE LA ENTREVISTA CONCEDIDA POR RAÚL TREJO DELARBRE, DIRECTOR DE LA REVISTA ETCÉTERA, AL PERIODISTA SERGIO SARMIENTO, CONDUCTOR DEL PROGRAMA LA ENTREVISTA CON SARMIENTO, DE TV AZTECA.

 

SERGIO SARMIENTO: Hola amigos, qué tal, sean ustedes bienvenidos a La Entrevista. Hoy se encuentra con nosotros Raúl Trejo Delarbre, Director de la revista Etcétera y uno de los más prestigiados estudiosos de los medios de comunicación en nuestro país. 

 

A todo lo largo de estos días hemos estado tratando de entender qué es lo que ocurrió el 11 de septiembre, el día en que se llevaron a cabo los atentados terroristas en contra de las Torres Gemelas del World Trade Center de Nueva York, y el Pentágono, en las afueras de Washington. Hemos estudiado esto desde el punto de vista político, hemos estudiado también desde el punto de vista de la seguridad, pero hay un tema que no hemos tocado hasta este momento, en este programa, y que sin embargo es muy importante: ¿qué función tuvieron los medios de comunicación?Vimos, después de todo, los atentados terroristas más intensamente cubiertos por los medios en toda la historia, y hemos visto de hecho un espectáculo de medios de comunicación que ha durado hasta este momento.

Para hablar sobre este tema tenemos con nosotros, como le decía con anterioridad, a Raúl Trejo Delarbre. Raúl, gracias por estar con nosotros aquí en La Entrevista.

 

RAÚL TREJO DELARBRE: Qué tal, Sergio, muchas gracias.SERGIO SARMIENTO: No hay en realidad razón de asombro de que los medios le hayan dedicado tanto tiempo a estos atentados terroristas en Nueva York y en Washington, en eso estarás de acuerdo, ¿verdad?

RAÚL TREJO DELARBRE: Completamente de acuerdo, los medios de todo el mundo, no sólo de Estados Unidos.

SERGIO SARMIENTO: Claro. Ahora, Estados Unidos, las cadenas comerciales le dedicaron casi una semana completa, suspendieron completamente sus programaciones, tuvieron pérdidas multimillonarias porque no estuvieron pasando comerciales, ¿te sorprende esta decisión?

RAÚL TREJO DELARBRE: No, porque, igual que no me sorprende la magnitud de las secuelas que en todos los campos ha tenido la tragedia del 11 de septiembre, yo creo que los medios reconocieron que no había otro asunto que inquietara a la sociedad, estadounidense sobre todo, pero la transmisión continua ocurrió en varios lugares del mundo, y advirtieron que colocar comerciales implicaría que la gente le cambiara, preferían mantener a su audiencia cautiva, con toda la atención, con espectacularidad, con emoción, la mezcla de ira y disgusto, y miedo, y todo lo que había, antes que introducir los eventos comerciales, fue una decisión corporativa.

SERGIO SARMIENTO: Pero significa que se pierde también un ingreso en empresas que son eminentemente comerciales, ¿no es esto algo difícil de entender en estos tiempos en que las utilidades o las pérdidas de una empresa lo significan todo?

RAÚL TREJO DELARBRE: No cuando las empresas piensan en algo más que la ganancia inmediata; dejaron de recibir, se calcula, 90 millones de dólares, pero algunas de ellas me imagino que habrán pensado en mantener el enorme patrimonio que significa la confiabilidad y la preferencia de sus televidentes.

SERGIO SARMIENTO:Hubo aparentemente algunos acuerdos entre las televisoras estadounidenses. En una tragedia de esta naturaleza hubiera sido común que viéramos imágenes de cadáveres, por ejemplo, o de gente muy herida, muy lastimada, no vimos esas imágenes; vimos el atentado terroristas más importante de la historia, pero sin las imágenes de los muertos que vemos en cualquier atentado terrorista de la ETA o en cualquier atentado en Colombia. ¿Es correcta o no es correcta esta decisión, que además siguieron todas las cadenas televisoras estadounidenses?

RAÚL TREJO DELARBRE: Creo que es entendible, por varias circunstancias. En primer lugar había problemas técnicos, horas después, y días después, de la catástrofe eso estaba lleno de humo y de polvo, era muy difícil tener imágenes. Sin embargo, ahora se sabe que algunas de las principales cadenas sí tenían algunas escenas espeluznantes, dicen, de trozos de cadáveres, de cosas realmente horribles, y que al menos en algunos de los casos, en unas de las grandes cadenas estadounidenses hubo una decisión explícita de los directivos, en contra de la opinión de la gente que estaba a cargo de las noticias…

SERGIO SARMIENTO: De la gente de Noticias.

RAÚL TREJO DELARBRE: Para no transmitir esas imágenes.

SERGIO SARMIENTO: Porque uno en Noticias siempre tienen la tendencia de mostrar la verdadera dimensión de la tragedia, ¿no se sanitizó, por usar ese término inglés, no se limpió de alguna forma esta tragedia, precisamente por esa decisión de no mostrar el sufrimiento humano en toda su dimensión?

RAÚL TREJO DELARBRE: Yo creo que esta tragedia no se limpia de ninguna manera, ni con ninguna represalia, ni con ninguna acción, no. Yo creo que hubo una decisión ética, que puede ser discutible, como todas las decisiones éticas, que son por definición subjetivas, para no mostrar los aspectos más escabrosos de una tragedia que no había necesidad alguna de magnificar, el asunto era tan estruendoso, tan espectacular, tan conmovedor en todos los sentidos, que no hacía falta mostrar trozos de cadáveres para dar idea del tamaño de este acontecimiento tan terrible.

SERGIO SARMIENTO: Repetición de imágenes, todas las televisoras del mundo estuvieron repitiendo las imágenes que había, de los aviones estrellándose contra las Torres Gemelas, particularmente en un principio se tenía solamente el segundo avión y en un principio solamente había una toma, después hubo una segunda y poco a poco fueron llegando las imágenes, pero una de las características fue que las televisoras repitieron estas imágenes cientos, quizás miles, de veces. Por una parte esto se debe al hecho de que no había otra forma de ilustrar la tragedia, por otra parte era fascinante ver estas imágenes inéditas, y había gente que decía: bueno, esto es correcto; pero había que gente que decía: ¿sabes qué?, no me canso de ver las imágenes, estamos viendo la historia. ¿Qué opinas.

RAÚL TREJO DELARBRE: No sé si uno piense que está viendo la historia, está uno viendo una tragedia que se puede contemplar con una mezcla de fascinación, de horror y que en efecto hemos visto una y otra, y otra vez en todo el mundo, en la televisión mexicana esto ha ocurrido, igual que en todos lados. ¿Por qué seguimos viendo, sin hartarnos, estas imágenes de los aviones chocando, o de las torres…?

SERGIO SARMIENTO: Desmoronándose.

RAÚL TREJO DELARBRE: Desmoronándose y llenándose de humo y polvo todo el panorama. Yo creo que no nos cansamos de reencontrarnos con la tragedia, con una tragedia que de muchos sentidos nos resultó muy cercana, nos resultó cercana en primer lugar porque quienes vimos la televisión la mañana del martes 11 vimos en vivo, en directo, morir a miles de personas, y eso es algo que no se olvida, es igual que cuando uno presencia un gran acontecimiento y que nos involucra.

Voy a poner un símil bastante forzado, pero, bueno, igual que cuando vemos en la calle que atropellan a una persona, aunque no la conozcamos, aunque se trate de alguien ajeno a nosotros, nos imbricamos con ese acontecimiento de una manera doblemente emotiva, por la tragedia que le ha ocurrido a un ser humano, un semejante nuestro, y porque lo hemos presenciado.Creo que nos hemos sentido identificados con la tragedia de Nueva York en la repetición una y otra, y otra vez, que no nos cansa, no sólo por morbo, sino por una manera quizás de comenzar a dosificar, a dosificar y a entender ese acontecimiento a través de la televisión.

 

SERGIO SARMIENTO: Giovanni Sartori, el académico italiano que escribió Homo videns, dice que por definición la cobertura de situaciones trágicas o de guerra es parcial, mostramos las televisoras al oficial del ejército de Vietnam del Sur que le dispara a una gente del Vietcong, pero no mostramos o no se muestra, casi hasta por definición, que se encuentra en un lugar que esta cubierto de cadáveres, no le damos el contexto adecuado, ¿ocurrió esto el 11 de septiembre y en los días subsecuentes?RAÚL TREJO DELARBRE: La información y periodismo siempre son parciales, el reportero decide qué asunto del acontecimiento destaca, el editor resuelve cuál va a ser el titular o la ubicación en el noticiero, en el caso de medios electrónicos, que le va a dar a una nota. Siempre hay parcialidad.

En este caso nos han faltado muchas cosas por saber, pero la verdad es que en honor al trabajo que han hecho creo que no ha sido por omisión de los medios de comunicación, los medios estuvieron preguntando, buscaron, hurgaron archivos, mandaron investigar, se han sabido muchas cosas acerca de los terroristas después del ataque del día 11, se ha sabido mucho más en el mundo acerca de la situación en el Medio Oriente y especialmente en Afganistán y en esta zona, en Pakistán, y gracias a la llamada de atención que significó esta catástrofe, y si no se ha sabido más es porque el actor principal, el provocador principal, de esta tragedia decidió mantenerse por lo pronto en el anonimato.

 

SERGIO SARMIENTO: Los medios de comunicación, particularmente como esta es una noticia que surge desde Estados Unidos, que afecta a Estados Unidos, que ha provocado una reacción emotiva y política en los Estados Unidos, ha tendido a generarse una actitud o una cobertura nada más de un lado, hasta cierto punto, de lo que ha acontecido; se han presentado de manera preponderante los puntos de vista de Estados Unidos, se ha presentado a los actores estadounidenses que dicen: el culpable es Osama Bin Laden, no ha habido mucho cuestionamiento de qué pruebas hay en este sentido. ¿Eso es un producto inevitable de la naturaleza de esta tragedia?RAÚL TREJO DELARBRE: Y de la nacionalidad de los medios más importantes, y del acceso mucho más amplio a la prensa y a la televisión estadounidenses que a las de otro sitio del mundo, sí. Bueno, el señor Bin Laden tampoco ha estado muy proclive a dejarse entrevistar por los medios, esto es quizá entendible, la situación en la zona del mundo donde él está es de mucho hermetismo, ya hay, sin embargo, desde los primeros días después de la tragedia corresponsales de medios, e incluso mexicanos que han viajado hasta allá, que empiezan a tratar de mostrarnos ese otro lado de la tragedia.
SERGIO SARMIENTO: Raúl, ha habido además de, digamos, quizás la censura o los códigos de ética que se puedan haber aplicado durante la cobertura noticiosa, una serie de decisiones que son más sorprendentes y quizás más controvertidas, como la prohibición, aunque no se use el término prohibición, pero la prohibición temporal de la emisión de ciertas canciones en la radio, o la decisión de no pasar ciertas películas, tanto en la televisión como en los teatros, incluso de modificar películas que estaban a punto de ser estrenadas, como El hombre araña, que tenía una escena en la que se trepaba a las Torres Gemelas, y han decidido cambiar eso. ¿No te parece exagerada esta actitud y no se puede ver como una forma de censura?

RAÚL TREJO DELARBRE: De autocensura en todo caso, como siempre que el productor de una serie de contenidos decide moldearlos de acuerdo con la expectativa que tenga él de su público. El asunto de las canciones ha sido muy curioso, no está claro de dónde salió esa prohibición, pero en todo caso sí parece que en algunas estaciones de radio estadounidenses algunos programadores decidieron no transmitir algunas canciones que les parecía que remitían a la tragedia, canciones tan pacíficas e inocentes como Imagine, de John Lennon, es bastante ridículo, esto sólo se puede entender…

SERGIO SARMIENTO: Y New York, New York, en las versiones que hay, de Liza Minelli y de Frank Sinatra.

RAÚL TREJO DELARBRE: Que es la más famosa.

SERGIO SARMIENTO: Por supuesto.

RAÚL TREJO DELARBRE: Que muchos, como tú y yo, escuchamos con motivo de la tragedia, como un homenaje personal a una ciudad tan en tantos sentidos conocida y entrañable. Yo creo que la tragedia del día 11 de septiembre movió tantas cosas en lo imaginario colectivo y en la sensibilidad personal, sobre todo de los ciudadanos en Estados Unidos, que se están recomponiendo muchos parámetros, parámetros morales, los parámetros quizá artísticos, estéticos en algunos casos por lo menos.

Y, como siempre que ocurre un acontecimiento muy drástico, hay quienes quieren suponer qué va a pensar la gente, y dentro de este proceso hubo quienes pensaron, de manera creo muy exagerada, que a la gente no le iba a gustar seguir escuchando aquella canción de Frank Sinatra o la melodía que yo mencionaba de John Lennon.

 

SERGIO SARMIENTO: Pero es difícil pensar que todos los programadores de radio se pongan, súbitamente tengan la misma idea, ¿no estamos viendo de alguna forma una presión, algún tipo de acuerdo en las cúpulas, para eliminar ciertos programas de televisión, ciertas películas, ciertas canciones, y no es esto precisamente lo contrario de lo que debería ser la reacción de una sociedad abierta ante un ataque presumiblemente de un grupo fundamentalista?RAÚL TREJO DELARBRE: Bueno, podría pensar que están reaccionando con un fundamentalismo similar al de los agresores. No tengo elementos para asegurar que se trató de una decisión concertada, tiendo más bien a creer que es una reacción entendible, aunque discutible, de empresarios aislados, desde luego no son sólo los empleados locales, en el caso de las radiodifusoras y la música vetada, que luego se aclaró que no era tal la actitud de estas estaciones, al parecer fue una empresa que se llama Feel Channel, que tiene varios centenares de estaciones en Estados Unidos, de donde salió la sugerencia. Ellos al día siguiente se encargaron de decir que no era cierto y que hay una amplia libertad para que cada quien programe lo que quiera.

Reacciones impostadas, ridículas, como éstas, vamos a ver muchas. Insisto, son secuelas menores, pero atendibles, importantes desde el punto de vista del análisis de los medios ante una tragedia que ha desbordado tantas cosas.

SERGIO SARMIENTO:¿Raúl, pero no te parece poco lógico pensar que este tipo de decisiones surgen súbitamente de los propios programadores, o que las cuatro principales cadenas, o las cinco, porque CNN ha adquirido un papel muy importante en esta ocasión, como cada vez que hay un acontecimiento de esta naturaleza, no te parece raro que súbitamente lo que las cadenas han hecho en la cobertura normal de las noticias en la ciudad de Nueva York, o de la ciudad de Chicago, súbitamente llegue un código de ética y se imponga en todas las emisoras y ninguna trate de romperlo para ganar más público, no te parece un poco curioso, poco lógico?

RAÚL TREJO DELARBRE: Yo creo que hicieron cuentas muy meditadas y supusieron que no ganarían más público transmitiendo escenas dantescas, como las que quienes han estado ahí dicen que se han visto al pie de donde estaban las Torres Gemelas. Creo que hubo mucho de autocontención ética y también de reflexión financiera, y las cadenas pensaron que iban a perder audiencia si transmitían ese tipo de escenas.

SERGIO SARMIENTO:Hemos visto también casos de xenofobia, de ataques a veces a personas árabes o a personas musulmanas, que no necesariamente son las mismas unas y otras, pero incluso a personas, por ejemplo, de la religión sik, que no tiene absolutamente nada que ver con el Islam. ¿Qué tanto han desempeñado un papel los medios de comunicación en este tipo de ataques y qué tan eficaces han sido sus intentos para tratar de detener la xenofobia?

RAÚL TREJO DELARBRE: Eficaces no lo han sido, hay gente que ha sido agredida, ya hay víctimas de esta xenofobia en Estados Unidos. La propagación muy rápido de escenas de archivo que había del señor Bin Laden, o la transmisión de las escenas, creo que en Beirut, en donde había muchachos festejando…

SERGIO SARMIENTO:En Palestina.

RAÚL TREJO DELARBRE: En Palestina, sí, muy poco después de la tragedia, del encontronazo y la destrucción de las Torres Gemelas, provocó, es natural, pero muy preocupante, una reacción de rechazo en la sociedad estadounidense. Muy pronto a la sociedad en Estados Unidos se le dijo: estos son los enemigos; y se le dijo, no de manera tajante, pero sin los matices a los que obligaba esta situación.

Hay que reconocer también que todo el tiempo desde la tarde del martes 11 había especialistas en asuntos del Medio Oriente diciendo lo aislados que estaban dentro de los musulmanes los grupos fundamentalistas, la enorme cantidad de gente de este segmento de la humanidad y lo poquitos que son los que podrían ser responsables del atentado. Pero la gente no entiende estos matices.

SERGIO SARMIENTO:Estas imágenes de los palestinos celebrando, que fueron en una ciudad, no recuerdo ahora el nombre, pero una ciudad palestina, estas imágenes surgieron originalmente de la CNN y de ahí pasaron a todo el mundo, se emitieron a todo el mundo. He visto comentarios sobre estas escenas en Madrid, en París, finalmente pasaron por todo el mundo. Pero hay un problema precisamente con estas escenas: se muestra gente celebrando, pero se ve que son nada más 20 ó 30 personas y que en realidad no hubo celebraciones generalizadas en Palestina, por ejemplo. ¿No es ésta una manera en que la televisión miente?

RAÚL TREJO DELARBRE: Ahí se dijo estos señores y estos muchachos estaban celebrando, no se dijo que era todo el país. Desde luego hay un efecto de repercusión de estas imágenes, y sobre todo cuando los medios no ponen en contexto las escenas que muestran, y eso les pasa a todos los medios de todo el mundo y es uno de los grandes defectos de la televisión; la gente tiende a pensar que ese hecho muy peculiar que está viendo puede ser generalizado en una región más amplia.

SERGIO SARMIENTO: Otra discusión ética dentro de las televisoras, y lo sé porque existió dentro de esta televisora, pero claramente lo hubo también en otras televisoras nacionales y extranjeras, fue sobre las imágenes de las personas que se arrojaron al vacío desde las Torres Gemelas del World Trade Center. Yo fui de los que opinaba que no teníamos más opción que pasar esas imágenes, que de no pasarlas le estaríamos mintiendo a nuestro público al respecto de qué es lo que estaba ocurriendo. Finalmente todas las televisoras del mundo pasaron estas imágenes. ¿Tú consideras que era una decisión correcta?

RAÚL TREJO DELARBRE: Yo creo que sí, son imágenes que se transmitieron en vivo, en directo, no hubo oportunidad de cortar nada.

SERGIO SARMIENTO:Aunque cuando se transmitieron en vivo en realidad estaban muy lejanas, después las televisoras nos acercamos para que se pudiera ver…

RAÚL TREJO DELARBRE: Se hizo el acercamiento.

SERGIO SARMIENTO:Para que se pudiera ver lo que había ocurrido, si no, no se veía en realidad lo que estaba ocurriendo.

RAÚL TREJO DELARBRE: Se sabía que era gente tirándose. Yo no encontré grotescas estas escenas, lo grotesco había sido el atentado contra las torres, y estas escenas te daban una idea muy clara, sin distorsionar nada, de la enorme desesperación de la gente que fue víctima del atentado.

SERGIO SARMIENTO:No hubo casi imágenes del Pentágono. De hecho evidentemente el aparato militar estadounidense se movió de inmediato y se impidió que se acercaran las cámaras al Pentágono. ¿Es una forma de censura, dentro de lo que se podía suponer en una sociedad abierta?

RAÚL TREJO DELARBRE: Sí es una censura, entendible por la situación de emergencia militar que vivían los Estados Unidos y entendible desde la lógica del poder político y de los militares, y de la seguridad nacional, se puede decir. Pero sí, cada vez que alguien impide que un medio se acerque está tomando una decisión, y como éstas hay de toda índole y en todas partes, una decisión de censura.

SERGIO SARMIENTO:La CNN ha adquirido un papel primordial en este tipo de coberturas y es en todo el mundo, es un poco el papel que tuvo en un momento la BBC de Londres en transmisiones por radio; ya no tuvo ese papel la BBC, de hecho la BBC se limitó muchas veces a reproducir las imágenes que estaba sacando originalmente la CNN, y la CNN incluso dio permiso para que distintas televisoras emitieran sus imágenes. Por ejemplo, fue la única televisora que tuvo las imágenes de las explosiones en Kabul y evidentemente permitió que las demás televisoras emitieran estas imágenes. ¿Qué significa este papel que ha asumido la CNN, a nivel no solamente de Estados Unidos, sino a nivel mundial?

Leía yo hace algunos días una entrevista con el rey Abdulá de Jordania, no me acuerdo si es Abdulá el nombre, pero el rey de Jordania, que decía que él había seguido esto constantemente por las pantallas de CNN, y la verdad es que en cualquier lugar del mundo lo que uno tiende a hacer en esos momentos es sintonizar CNN. ¿Qué significa esto, es la aldea global de la que nos hablaba Marshall MacLuhan?

 

RAÚL TREJO DELARBRE:Es el terror en la aldea global, creo que esto es lo que sintetiza lo que hemos vivido en estos días, y presenciado. En la revista Etcéteravamos a publicar un relato de un corresponsal nuestro, Edgardo Bermejo, que estaba en Borneo, y ahí se enteró, por una señal muy distorsionada de satélite, viendo CNN, de las mismas escenas que nosotros veíamos aquí en la Ciudad de México.Sí, la televisión tiene tal capacidad de propagación y presencia en todos lados que llega a ocurrir que no hay acontecimiento público que pueda ser realmente eso, un acontecimiento público, si no pasa por las pantallas de televisión. Esto es un hecho que tiene que ver con los deportes, con la política, con la moda y también con el terrorismo.

Yo no sé si los autores de los atentados pensaron en el efecto mediático, todo parece indicar que sí, entre el primer choque y el segundo pasaron 18 minutos y ese tiempo fue suficiente para que las cadenas internacionales se conectaran, para que quienes escuchábamos la radio encendiéramos la televisión y para que se pudiera ver el segundo ataque.

Y entre el primer ataque a una de las Torres Gemelas y el ataque al Pentágono pasó una hora casi exacta, y al parecer hubiera pasado una hora casi exacta entre el segundo ataque a las torres y el segundo ataque al Pentágono, que al parecer se evitó con la caída del avión que…

SERGIO SARMIENTO:Que se cayó en Pennsilvania.

RAÚL TREJO DELARBRE: Así es. De tal manera que todo parecía indicar que había una idea del tiempo muy mediático muy pensada entre quienes planearon estos atentados, si no lo planearon por lo menos lograron tener una cobertura planetaria, en los segmentos del mundo en donde se ve la televisión satelital.

Esto causó una conmoción, un miedo, una inquietud, también internacionales. Y luego, creo, hemos presenciado un efecto en contra del terrorismo, también planetario, desde luego no buscado por los autores de los atentados.

SERGIO SARMIENTO:¿Cuáles son las lecciones? Tenemos ya de hecho un mundo completamente mediático, vimos una guerra, la Guerra del Golfo Pérsico, por televisión, ahora hemos visto atentados terroristas directamente por televisión. ¿Cómo nos cambia eso como sociedad?

RAÚL TREJO DELARBRE: Nos cohesiona en torno al miedo, en primer lugar, que no es el valor más importante, pero es el valor real; y nos recuerda que la televisión es omnipresente en las sociedades contemporáneas. La reacción de las cadenas que decidieron no transmitir algunas escenas creo que es ejemplar en tanto que demuestra que la televisión sí se puede autocontener. A veces dicen: no, es que no es posible. Ahí está la prueba, en asuntos relacionados con la violencia, con contenidos discutibles, ahí tenemos el ejemplo de cómo, cuando quieren, las televisoras sí pueden modular los contenidos que le ofrecen a su teleauditorio.

Y, por lo demás, se demostró la preponderancia de este medio de comunicación, que desplazó a todos los demás. La Internet, por ejemplo, quedó relegada, aparte de saturada aquel día…

SERGIO SARMIENTO:Sí, llegó un momento en que no se podía entrar a los principales sitios.

RAÚL TREJO DELARBRE: No, la gente prefirió encender la televisión que enterarse a través de la red.

SERGIO SARMIENTO: ¿Esto significa que vamos a ser una sociedad cada vez más televisada?

RAÚL TREJO DELARBRE: Con todos los riesgos y las desventajas que esto implica. Justamente esa preponderancia de la televisión nos debería obligar a revalorar la función de otras maneras de aprender nuestra realidad: la lectura, la discusión, el razonamiento, en fin, actitudes que no siempre pasan con facilidad a través de la televisión, excepto en programas como éste.

SERGIO SARMIENTO:Raúl Trejo Delarbre, Director de la revista Etcétera , especialista en medios de comunicación, quiero agradecerte el haber estado con nosotros aquí en La Entrevista.

RAÚL TREJO DELARBRE: Gracias a ti, Sergio.

SERGIO SARMIENTO:A usted, amigo televidente, que hace posible este programa, se lo agradezco también. Eso es todo por hoy, pero no se le olvide, nos vemos la próxima.

 

Anuncios

Los comentarios están cerrados.